Traductor

Buscar este blog

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

24/1/14

Un robot-culo japonés ideado para mejorar la comunicación humanoide



            Como me gusta leer y releer noticias en la hemeroteca, pues siempre hay verdaderas
Nalga robóticas 
"perlas" que nos ofrece la realidad que muchas veces parece pura ficción, hoy les traigo una noticia aparecida en la prensa (El Mundo/Tecnologia/ 05/07/2012) que no tiene desperdicio alguno, según el titular de la misma que reproduzco en este texto.
            Sí, querido lector, estoy de acuerdo con lo que piensa: que esa parte del cuerpo, donde la espalda pierde su  noble nombre, puede mejorar la comunicación  no sólo de los humanos y humanoides, sino de los selenitas, marcianos (en caso de haberlos, lo que todo indica que sí) y hasta de los animales no racionales (¿es que hay alguno que no lo sea, empezando por los humanos?) que ante tal parte corporal suelen perder el sentido (el del ridículo, también), la compostura y, en muchas ocasiones, la vergüenza (en el caso hipotético de tenerla, lo que es mucho suponer en los tiempos que corren).
            Pero vayamos al grano, o sea, al culo (con perdón): resulta que el inventor japonés Nobuhito Takahashi, creador de este robot cular que lleva el nombre de "SHIRI" (culo en japonés) y que es capaz (el robot-culo, no el culo del inventor, que eso ya se supone)  de responder a toda clase de estímulos agradables como una caricia y desagradables como puede ser un azote             -aunque también depende de quién los dé, todo hay que decirlo-, con reacciones físicas visibles.
            El creador de tan singular robot tiene sólo 24 años (no es extraño, por tanto, que  haya elegido esa parte del cuerpo como fin de la investigación), afirma que su invento puede ser utilizado para desarrollar respuestas para otras partes del cuerpo de un humanoide, especialmente la cara, para así conseguir una mayor y más perfecta comunicación no verbal.
            El inventor, estudiante de comunicación electrónica en la Universidad de Tokio, afirma que eligió las nalgas como modelo para construir su robot porque su mayor superficie es más idónea para poder mostrar las respuestas visibles a los estímulos aplicados, ya que ha dicho sin que se le mueva el flequillo:  "Quise utilizar el culo para reflejar emociones como el miedo, la alegría o la relajación",
                Los robots son ya capaces de comunicarse por voz con un realismo sorprendente, en ocasiones, pero carecen de forma notable de recursos para comunicarse de forma no verbal y no pueden expresar, a través de reacciones físicas visibles, las distintas emociones que son muy importantes en la comunicación humana, como son los gestos, miradas, etc., por lo que Takahashi espera que su invento pueda ser fundamental para ampliar las capacidades comunicativas robóticas.
            Para conseguir ese fin, el mencionado inventor intenta conseguir que el robot-culo muestre miedo aplicándole unos azotes en las nalgas artificiales de su invención, porque el miedo es una emoción muy fuerte y expresiva que surge inmediatamente al advertir la causa que lo produce como puede ser  recibir un golpe. Las nalgas  robóticas responden al golpe con temblores, al contrario que el bamboleo lento que tienen en su estado inicial de reposo y que demuestra relajación.
            El inventor de este peculiar robot afirma que, si se pudiera aplicar esta tecnología a los robots humanoides convencionales, quizás pudieran así adquirir estas máquinas la capacidad expresiva de emociones suficiente para comunicarse con los seres humanos. Por ello, esta invención se puede considerar que es un hallazgo fundamental y que señala un avance en el futuro de la comunicación no verbal en androides.
            Al leer esta singular noticia, he comprendido porqué el marido de mi amiga Trini -de la que ya les he hablado, amables lectores-, mira con tanta atención al culo (con perdón) de toda fémina que se encuentra por su camino y que esté de buen ver, -aunque el "mirón" en cuestión tiene gustos muy amplios y plurales porque no hay mujer a la que no le mire dicha parte trasera-, pues debe buscar en esa noble zona las señales, con su mirada experta, de si existe o no posibilidad de comunicarse con la dueña de las nalgas miradas y admiradas, las que le hacen saber de antemano si es receptiva a las señales admirativas de su mudo admirador a quien, en esos momentos, le interesa más una comunicación no verbal y más física.
            Por supuesto, eso no se lo puedo decir a Trini, porque me temo que, a partir de entonces, iba a comprobar su marido la gran capacidad expresiva de emociones que tiene su mujer sin tener que mirarle las nalgas, imposibilidad fáctica de hecho, ya que es difícil mirarle el trasero a quien va detrás del admirador de nalgas que, a su vez, va corriendo delante para poner las suyas a buen resguardo.