Traductor

Buscar este blog

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

22/12/12

Una viuda pobre, pero con recursos



El panteón "okupado"
                Desde luego, en épocas de crisis siempre se agudiza el ingenio para combatir los muchos problemas económicos que surgen en estas etapas de "vacas flacas", como las que está viviendo  la mitad de la Humanidad -con independencia de la otra mitad que no ha conocido nunca otra situación que la miseria pura y dura como único y posible estado de vida permanente de la que no tiene esperanza alguna de salir-. Sin embargo, hay quienes además de agudizar el ingenio, también le echan "cara" al asunto, quizás por una tenaz costumbre de hacerlo, lo que le ha proporcionado siempre soluciones improvisadas pero eficaces para combatir la falta de medios económicos, pero no de ideas brillantes para ir saliendo del apuro, hasta que la brillantez de su estratagema se convierte en oscuridad al ser descubierta y tener que enfrentarse a las consecuencias no siempre buenas, sino todo lo contrario.
            El caso que nos ocupa en esta ocasión, la protagoniza una ciudadana argentina, Adriana Villarreal, de 43 años, para solventar su difícil situación económica producida por su  reciente viudedad, al morir su marido, Sergio Yade,  en 2010,  con sólo 28 años de edad y en oscuras circunstancias, al que califica la viuda de haber sido una excelente persona que se merecía lo que ella llevó a cabo y que parece extraído de una película de suspense (para algunos, de terror) de la mejor factura.
            Todo se descubrió al notar los familiares de otros fallecidos en el cementerio de la localidad Dos de Mayo, en la provincia de Misiones, que  se escuchaba música de alto volumen en el panteón donde está enterrado el difunto marido de la protagonista de esta curiosa historia. Dichos familiares de otros difuntos que querían que los idem descansaran en paz y no tuvieran que soportar los atronadores sonidos que provenían del panteón en cuestión, lo pusieron en conocimiento de los encargados de dicho cementerio, por lo que inspectores municipales se dirigieron al panteón "sospechoso" y ruidoso para ver cuál era la causa de haberse convertido en una sucursal improvisada de cualquier discoteca local.
            Al acercarse al  ruidoso panteón y llamar a su puerta, pues es una construcción en forma de casita de estilo actual y "preparado como una casa" (se acompaña imagen), según informó el comisario local, Gustavo Braganza, se quedaron atónitos al ver como les abría la puerta una mujer en pijama. Le indicaron que existía un horario estricto de visitas, además de la prohibición expresa de pernoctar en cualquiera de los panteones  o tumbas o, simplemente, dentro del recinto del cementerio.
            El interior del panteón contaba con toda clase de comodidades: televisor, ordenador, equipo de audio, silla, cocina  a gas y cama. La ingeniosa "okupa" afirmó que ponía música despacito porque a él -el difunto marido- le gustaba la música de ese tipo, y también afirmaba no tener miedo de dormir al lado de un cadáver porque "los muertos no hacen nada". Además de tener un excelente sentido práctico, también lo tenía lógico, lo que hay que reconocerle, al menos. Afirmó  que le gustaba visitar a su difunto marido porque era la única familia que tenía en esa localidad y que no podía pagar tanto dinero para hospedarse en un hotel durante todo el largo tiempo que duraban las visitas "okupacionales" de la viuda.
            El panteón fue cerrado con candado por los inspectores y la insólita viuda regresó a su casa en la provincia de Buenos Aires. Todo esto lo explicó la ingeniosa mujer a la página web misionesonline.net, afirmando que  "Cuando se ama mucho al hombre uno puede hacer ese tipo de cosas. Mi marido se merece eso y mucho más era una persona muy buena, todo lo que puedo hacer por él es poco". Además de sus continuas y largas visitas al panteón  "residencial" (para ella, más que para el difunto) que se había montado la doliente viuda que hacía a lo largo de todo el año, también lo visitaba en Navidad y Año Nuevo, pero con la nota insólita de que llevaba pirotecnia para celebrar junto a su embalsamado marido tales festividades que debían dejar el camposanto iluminado y al resto de los fallecidos allí enterrados "alucinando en colores", pero no por los fuegos fatuos, sino por la, insólita, aprovechada y utilitaria forma de homenajear a su marido muerto y, al  mismo tiempo, construirse un pequeño chalecito en pleno campo(santo), rodeado de árboles, naturaleza(muerta) y vecinos nada ruidosos y quietecitos que nunca protestarían por el volumen de la música, ni le exigirían el pago de la Comunidad, tener que acudir a las espantosas  reuniones vecinales, ni pagar las diversas energías, porque todas esas estaban incluidas.
            O sea,  que encontró en ese panteón no sólo el consuelo de su triste viudedad, al visitar al difunto, sino también, y sobre todo, encontró y explotó un verdadero chollo.
        Por algo dice el refrán que "los duelos con pan son menos". Con pan y panteón-residencial, habría que añadir...